11 mayo, 2020

Medidas de prevención contra el coronavirus

La irrupción del Covid-19 ha provocado que se adopten unas fuertes medidas de prevención en todo el sector de la construcción, cuyas actividades fueron categorizadas como con baja probabilidad de exposición al contagio por coronavirus (la más leve dentro de las categorías de riesgo). Estas son algunas de las acciones que se han llevado a cabo.

 

Por parte de los trabajadores

Por parte de los trabajadores, las medidas comienzan a realizarse antes de salir de casa. Antes de acudir al trabajo, deben medirse la temperatura corporal. Si el trabajador tiene fiebre, tos o falta de aire, deberá comunicarlo a su responsable directo vía telefónica. También deberá comunicar si convive o ha convivido con una persona que ha contraído la enfermedad.

Hay que intentar no tocarse la cara (ni siquiera cuando se lleven guantes) y, por supuesto, no saludar dando la mano, abrazos o similar. Se debe mantener una distancia de seguridad de dos metros. Además, los trabajadores siempre deberán taparse la boca y la nariz al toser y estornudar con pañuelos desechables o con la parte inferior del codo. El lavado de manos hay que realizarlo con agua y jabón entre 40 y 60 segundos, sobre todo después del contacto con secreciones respiratorias.

Asimismo, no se debe compartir EPIs, cubiertos, vasos, botellas o bebidas con los compañeros y es aún más indispensable la colaboración del trabajador para mantener limpios los aseos y zonas comunes. Es importante extremar las condiciones de limpieza de las herramientas, maquinaria y sobre todo los móviles utilizados por varias personas y reforzar la desinfección de la ropa de trabajo y equipos de protección individual.

 

Por parte de la empresa

El control de la temperatura es algo fundamental en estos tiempos. Se han facilitado termómetros en las zonas de trabajo. Si un trabajador tiene síntomas, se le invita a que se vaya a su domicilio y avise a los servicios sanitarios. También se han reforzado las condiciones de limpieza de aseos y zonas comunes, incluyendo taquillas de los trabajadores y en las obras disponen de sistemas de distribución de agua individuales.

Por otra parte, se ha vuelto a estructurar la organización para poder respetar las distancias de seguridad establecidas redistribuyendo los equipos de trabajo, coordinando el traslado de los trabajadores y organizando el acceso a las zonas de trabajo y a los comedores para evitar aglomeraciones. Las reuniones presenciales en la obra y los viajes de trabajo se han reducido drásticamente.

Todos los actores del sector reman en la misma dirección y colaboran unidos para minimizar cualquier tipo de riesgo. Esperemos que esta pandemia pase lo antes posible y que pronto podamos trabajar con la normalidad habitual.

 

¿Compartimos?

Suscríbete a nuestra
Newsletter
Suscríbete
Si quieres darte de baja en nuestro boletín de noticias, pulsa aquí.
    Escribe un comentario sobre el artículo. ¡Queremos leerte!